Publicado el: 08/10/2020 Categorías : Reseñas e Informes

Nicotina sin humo: Reducción de los daños del tabaco.

El Real Colegio de Médicos (Royal College of Psysicians) es un órgano profesional británico dedicado a mejorar la práctica de la medicina, principalmente mediante la acreditación de los médicos. Fundado en 1518, estableció el primer estándar internacional en la clasificación de enfermedades, y su biblioteca contiene textos médicos de gran interés histórico.

Este informe elaborado por ellos, proporciona una actualización sobre el uso de la reducción de daños en el consumo de tabaco, en relación con todos los productos de nicotina no relacionados con el tabaco, pero particularmente los cigarrillos electrónicos. Muestra que, a pesar de todos los riesgos potenciales involucrados, la reducción de daños tiene un enorme potencial para prevenir la muerte y la discapacidad por el consumo de tabaco, y para acelerar nuestro progreso hacia una sociedad libre de tabaco.


Hallazgos clave

Entre los hallazgos clave que se llegaron a la finalización del mismo son:

  • Fumar es la mayor causa evitable de muerte y discapacidad, y de desigualdad social en la salud, en el Reino Unido.

  • El suministro de la nicotina a la que son adictos los fumadores sin los componentes dañinos del humo de tabaco puede prevenir la mayor parte del daño causado por el tabaco.

  • La terapia de sustitución de la nicotina es más eficaz para ayudar a las personas a dejar de fumar cuando se utiliza conjuntamente con la aportación y el apoyo de los profesionales de la salud, pero mucho menos cuando se utiliza por sí sola.

  • Los cigarrillos electrónicos se comercializan como productos de consumo y están demostrando ser mucho más populares que la TRN como sustituto y competidor de los cigarrillos de tabaco.
  • Los cigarrillos electrónicos parecen ser eficaces cuando son utilizados por los fumadores como ayuda para dejar de fumar.

  • Los cigarrillos electrónicos no se fabrican actualmente según las normas de los medicamentos y probablemente son más peligrosos que la terapia de reemplazo de nicotina.

  • Sin embargo, es improbable que el peligro para la salud derivado de la inhalación de vapores a largo plazo de los cigarrillos electrónicos disponibles hoy en día exceda el 5% del daño causado por el tabaco para fumar.

  • Los avances tecnológicos y la mejora de las normas de producción podrían reducir el peligro a largo plazo de los cigarrillos electrónicos.

  • Existe la preocupación de que los cigarrillos electrónicos aumenten el consumo de tabaco al re normalizar el acto de fumar, actuando como una puerta de entrada al consumo de tabaco en los jóvenes y siendo utilizados para la abstinencia temporal, no permanente, de fumar.

  • Sin embargo, las pruebas disponibles hasta la fecha indican que los cigarrillos electrónicos se están utilizando casi exclusivamente como alternativas más seguras al tabaco fumado, por parte de fumadores empedernidos que están tratando de reducir el daño que el tabaco les causa a ellos mismos o a otros, o de dejar de fumar por completo.

  • Es necesario reglamentar la reducción de los efectos adversos directos e indirectos del uso de los cigarrillos electrónicos, pero no se debe permitir que esa reglamentación inhiba significativamente el desarrollo y el uso de productos de reducción del daño por parte de los fumadores.

  • Sin embargo, en interés de la salud pública es importante promover el uso de los cigarrillos electrónicos, la terapia de reemplazo de nicotina y otros productos de nicotina que no sean de tabaco lo más ampliamente posible como sustituto del hábito de fumar en el Reino Unido.


Share