Buscar en el blog

Publicado el: 14/10/2019 Categorías : Noticias

La guerra de Sánchez y Pfizer contra el cigarrillo electrónico.

Gigantes farmacéuticos como Pfizer, con el visto bueno del Gobierno de Pedro Sánchez, están empeñados en criminalizar al sector del cigarrillo electrónico. Millones de euros públicos y privados que, en vez de poner en la diana al tabaco, tienen como objetivo el cigarrillo electrónico. El motivo: el interés de las farmacéuticas en que sean sus medicamentos antitabaco los populares.

El Gobierno de Pedro Sánchez no ha dudado en beneficiar a Pfizer incluso estando en funciones. De hecho, resulta curioso que la ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, haya cerrado un acuerdo con la farmacéutica para subvencionar su medicamento antitabaco, Champix, que pasará a ser un genérico en Europa en 2021. ¿Quién subvenciona un medicamento que en sólo dos años pasará a ser genérico? Nuestro Gobierno.

Además, el monto de la subvención no es despreciable: 30 millones, que saldrán de la hucha de la Seguridad Social. Pero ahí no queda la cosa. ¿Cómo puede ser que la subvención sea superior a las ventas del producto? Pues así es. En 2018, las ventas de Champix alcanzaron los 18 millones. De este modo, teniendo en cuenta que los ciudadanos aportan una media de un 40% del precio del medicamento prescrito por la Seguridad Social, implicaría unas ventas por un importe total de 50 millones de euros -de los que, recuerden, 30 millones los ponemos todos los españoles-.

La decisión de la ministra de Sanidad, además de beneficiar en exclusividad a Pfizer durante los dos próximos años, tendrá un doble impacto en 2021, cuando expira la patente de Champix y se convertirá en un genérico. Pero esta realidad no parece haberla tenido en consideración el ministerio que controla, en funciones, María Luisa Carcedo, toda vez que ha optado por financiar el medicamento hasta que pase a ser un genérico.

De este modo, será el contribuyente quien asuma el coste de un fármaco durante dos años antes de que expire la patente, con lo que Pfizer se asegura exprimir al máximo los beneficios en los últimos años de la citada patente.

Relaciones entre farmacéuticas y sociedades

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) y su fundación, “Fundación del Pulmón”, nunca han ocultado sus intereses en farmacéuticas, hasta el punto de que públicamente declaran a nueve en su página web como “patronos y mecenas” de dicha sociedad. 

Además, tal y como se puede apreciar en la página web de Pfizer, la SEPAR ha recibido en donaciones y patrocinios 411.863 euros desde 2015. Pero, además, su presidente, Carlos A. Jiménez Ruiz, que tiene también cargo en ‘European Respiratory Society (ERS)’, ha recibido de Pfizer en 2017 y 2018, en concepto de honorarios, inscripciones y alojamientos las cantidades de 8.173 y 6.968 euros, respectivamente. Eso sí, si no hay datos anteriores es porque desde FarmaIndustria no fue obligatoria la publicación de las transferencias de valores en personas físicas hasta el año 2017, y anteriormente se declaraban dentro de las sociedades médicas.

El enemigo: ¿el tabaco o el cigarrillo electrónico?

Resulta especialmente llamativa la insistencia del Ministerio de Sanidad en criminalizar el cigarrillo electrónico. Según la Encuesta sobre Alcohol y Drogas en España (EDADES), la prevalencia de consumo diario de tabaco ha pasado del 32,8% en 2005, al 34% en 2017, demostrando la ineficacia de las políticas de cesación y prevención del tabaquismo no están funcionando.

Además, el hecho de que, justo antes de agotar la legislatura, y con elecciones ya convocadas, Carcedo anuncie, con prisas, la financiación de Champix antes incluso de consensuar la medida con las Comunidades Autónomas, también ha levantado ampollas en el sector del cigarrillo electrónico.

¿Por qué Champix?

Existen múltiples fármacos para la deshabituación del tabaco: parches de nicotina, chicles, inhaladores, spray nasal, bupropion y varenicilina. ¿Por qué sólo subvencionar la varenicilina -Champix-? 

La varenicilina es comercializada única y exclusivamente por Pfizer, bajo el nombre de Champix, el único tratamiento de este tipo financiado por Sanidad. La Directiva de la Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo (SEDET), la Organización Medical Colegial (OMC) o los sanitarios vasconavarros (Aireberri) han criticado "la no financiación del resto de medicamentos de primera línea para dejar de fumar. El financiar uno, y no los tres fármacos, les deja en una posición precaria".

Además, Navarra ha sido la primera comunidad en financiar tratamientos para dejar de fumar (2017). Financian varenicilina, bupropion y parches de nicotina. Los que tienen aprobada la indicación de deshabituación del tabaco por parte de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps). 

Por si todo esto fuera poco, resulta que Champix tiene graves efectos secundarios que llevaron incluso a retirarlo de algunos mercados. De hecho, de mayo de 2006 a diciembre de 2007 se registraron un total de 227 intentos de suicidio, 397 trastornos de psicosis y 525 conductas de hostilidad o agresión. Además, hay 41 menciones de pensamientos homicidas, 60 casos de paranoias y 55 de alucinaciones.

Fuente: Okdiario.com