Buscar en el blog

Publicado el: 12/12/2019 Categorías : Noticias

"España el único país de Europa donde el vaporizador se mira con recelo"

El jefe del Servicio de Medicina Preventiva del Hospital Universitario de Bellvitge no duda de la eficacia de este invento y lo recomienda a sus pacientes enfermos y fumadores

Foto: Josep Maria Ramon, efe del Servicio de Medicina Preventiva del Hospital Universitario de Bellvitge. (Roca editorial)

Es una de las personas que más saben de tabaquismo en toda España. Por eso se enfrenta al cigarrillo electrónico con una mezcla de entusiasmo y cautela. Josep MarIa Ramon (Reus, 1957), jefe del Servicio de Medicina Preventiva del Hospital Universitario de Bellvitge, no duda de la eficacia de este invento y lo recomienda a sus pacientes enfermos y fumadores. “En casos extremos, cuando todo lo demás había fallado”, dice.

El que fuera responsable, en el año 1993, de la puesta en marcha de la Unidad de Deshabituación Tabáquica de este centro hospitalario, unidad que trata cada año entre 475 y 525 nuevos fumadores y es un referente en España, se queja de la falta de rigor legal que existe sobre este artilugio.

PREGUNTA. ¿Cómo se enfrenta a este fenómeno un experto en la lucha contra el tabaquismo?

RESPUESTA. Querría matizarlo: puede suceder que mientras estoy hablando contigo aparezca una nueva ley o un nuevo método o unas nuevas declaraciones acerca del cigarrillo electrónico. Porque es una realidad muy nueva y cambiante. Y a lo mejor tengo que rectificar porque pueden salir evidencias a favor o en contra de todo lo que ahora diré.

PREGUNTA. ¿Cómo se enfrenta a este fenómeno un experto en la lucha contra el tabaquismo?

RESPUESTA. Querría matizarlo: puede suceder que mientras estoy hablando contigo aparezca una nueva ley o un nuevo método o unas nuevas declaraciones acerca del cigarrillo electrónico. Porque es una realidad muy nueva y cambiante. Y a lo mejor tengo que rectificar porque pueden salir evidencias a favor o en contra de todo lo que ahora diré.

El sector reclama más regulación para que los consumidores sepan a qué se exponen y aunque los expertos no pueden "decir que sea seguro" piden basarse en hechos

P. Si nos referimos a la eficacia, ¿podemos decir que funciona?

R. Sí, pienso que en cuanto a eficacia, el cigarrillo electrónico funciona y es positivo. Es una forma de administrar nicotina con un dispositivo novedoso. Tengo años de experiencia administrando nicotina a la gente que quiere dejar de fumar, en distintas formas, masticando, pegándosela con parches, chupando, con espray, y suele funcionar. Por lo que este nuevo dispositivo no tiene por qué ir mal.

P. Se refiere al cigarrillo electrónico como un método para dejar de fumar, no como una alternativa al tabaco.

R. No, claro, jamás lo vería como una alternativa al tabaco. Ahora bien, ¿se refiere a que los fumadores dejen de fumar tabaco estándar y solo fumen cigarrillo electrónico? Pues entonces ya han dejado de fumar. Es lo mismo.

P. ¿Y las muertes que se han registrado en EEUU?

R. Ha quedado muy claro que la falta de control sobre el mercado americano ha provocado que se vendan líquidos poco seguros, con derivados de la vitamina E prohibidos en toda la Unión Europea. Además, ha habido quien ha introducido derivados del cannabis, lo que ha convertido vapear en una acción de riesgo. Pero no es el vapeo en sí, es la manipulación de los líquidos con sustancias ilegales y la falta de control sobre el mercado. Nada de eso sucede en Europa.

P. En la Unión Europea, ¿es todo más seguro?

R. Sin duda. España es el único país de Europa en el que se ve el cigarrillo electrónico con recelo. Reino Unido ha conseguido bajar la tasa de fumadores al 14% de la población, mientras aquí son más del 40%. Desde mi punto de vista, Reino Unido es el ejemplo a seguir, defienden el 'e-cig' como método para dejar de fumar respaldándose en numerosos estudios de gran rigor científico. No podemos dar la espalda a Europa en este sentido.

P. ¿Se podría comparar con los comienzos del tabaco? Cuando la gente empezó a fumar, no se sabía que era perjudicial para la salud, ¿no?

R. ¡No hay color! Jajaja, no se puede comparar un cigarrillo convencional con uno electrónico, eso está clarísimo. Yo me refiero a que muchos de los que empiecen a chupar este invento no lo dejarán ya nunca, por la poca experiencia que tenemos y por lo que yo veo. Y me gustaría saber qué efectos puede tener a largo plazo.

Fuente: El Confidencial