Publicado el: 13/01/2021 Categorías : Noticias

¿Cuáles son las diferencias entre vapear y fumar?

Desde que se patentaran en 2003, los cigarrillos electrónicos han sido objeto de muchas informaciones falsas. Para aclarar el tema vamos a poner en una balanza ambas opciones, compararlas y ver qué sustancias se derivan de ambas opciones. El objetivo de esta nueva entrada del blog de SinHumo es luchar contra la desinformación que hay en torno al vapeo y hacer ver a la sociedad las ventajas que tiene con respecto a fumar cigarrillos convencionales.

Composición del cigarrillo de tabaco

Debido a la combustión, el humo producido contiene pequeñas partículas sólidas y, además, en este proceso se crean nuevas sustancias como el dióxido de carbono (CO2)  y el monóxido de carbono (CO), ambas muy perjudiciales para nuestro organismo.

Si crees que el cigarrillo convencional solo tiene tabaco estás muy equivocado. Está demostrado que contienen más de 4.000 sustancias químicas, entre las que se encuentran 40 catalogadas como cancerígenas. Os dejamos una muestra de las sustancias que contienen:

  • Amoniaco: Muy usado como sustancia de limpieza

  • Arsénico: Usado en venenos para ratas.

  • Butano: Sí, el mismo gas que las bombonas de gas domésticas.

  • Cianuro: Un potente veneno.

  • Metano: Utilizado por la NASA como combustible para sus cohetes.

  • Cadmio: Un elemento presente en la batería de tu coche.

  • Monóxido de carbono: Gas que en alta concentración es mortal y en dosis bajas dificulta la oxigenación de las células.

  • Alquitrán: Quizá el elemento del tabaco más conocido. También utilizado para crear el asfalto de las carreteras.

  • Benzeno y Radón: Son productos químicos cancerígenos. Ya están prohibidos como componentes de artículos de uso doméstico.

  • Nicotina: Es la responsable de que el tabaco sea tan adictivo.



Composición del cigarrillo electrónico

A diferencia con el tabaco, no hay combustión. El vapor se obtiene por la evaporación de un líquido. Al deberse al cambio de estado de una sola sustancia, no se genera ningún elemento químico en el proceso. Al no haber ninguna reacción solo ingieres las sustancias que contenga el líquido que ha entrado en ebullición. A continuación, detallamos las sustancias que componen estos líquidos, para que te entiendas por qué decimos que es 95% menos perjudicial que el tabaco:

  • Glicerina Vegetal (GV):  Se utiliza en multitud de cosméticos y alimentos. Es un aceite de semillas de algodón.

  • Propilenglicol (PG): Se utiliza para mantener la humedad. Es un compuesto orgánico, incoloro, insípido e inodoro. Es utilizado para la conservación de alimentos, en toallitas para bebés, etc.

  • Aroma: Los mismos que se usan en la industria alimentaria.

  • Nicotina: Existen e-líquidos sin nicotina y e-líquidos con nicotina, aunque los que contienen nicotina su concentración es mucho menor que  en el tabaco.



¿Por qué es mejor vapear que fumar?

Solo con leer la composición saltan a la vista sus diferencias. Los líquidos utilizados en los vapeadores no contienen ninguna sustancia perjudicial para nuestro cuerpo. La nicotina es sólo una opción, dado que existen líquidos libres de esta sustancia. 

Lo que aspiramos con nuestro cigarrillo electrónico no es humo, es vapor generado al calentar el líquido por un atomizador alimentado por una batería. ¡No existe combustión! Por lo que no se generan los componentes químicos asociados a este proceso.

Sin embargo, fumando estamos introduciendo en nuestro organismo multitud de sustancias perjudiciales (algunas asociadas a enfermedades como el cáncer).

A todas las razones sanitarias (las más importantes) hay que sumar la económica. Y es que, vapear es mucho más barato que fumar. Por unos 30€ puedes tener tu primer kit de inicio

Tras este primer gasto inicial solo quedaría sumar los líquidos, que desde los 2,5€ los tienes en nuestra web y cambiar regularmente las resistencias. ¿Qué más razones necesitas para unirte?

Share